martes, 16 de septiembre de 2014

Tofu Frito Rebozado en Semilas (Omega Vegetal)







Una nueva forma de consumir el tofu es rebozado, en este caso en una mezcla diferentes semillas todas con un gran aporte de Omega 3 vegetal entre otras muchas de sus cualidades (semillas de lino dorado, de sésamo, de girasol y calabaza...) la mezcla viene ya preparada y la comercializa El Granero Integral. 

El procedimiento es muy sencillo y el resultado además de vistoso es un bocado casi casi pecaminoso...os cuento como lo preparo:

Para 2 personas:

1 bloque de tofu firme
1 cucharada de harina de arroz
1 cucharada de harina de maíz
1 pizca de cúrcuma
1 pizca de pimienta negra recién molida
4 cucharadas (a demanda) de semillas de Omega Vegetal (sésamo, lino, girasol, calabaza...)
Aceite de girasol abundante para freir
Pizca de sal marina
Brotes tiernos (opcional)
Salsa Teriyaki (opcional)





Primeramente cortaremos el tofu en láminas, las iremos secando firmemente para retirar todo el exceso de agua...una vez seco ponemos de nuevo papel de cocina sobre el tofu y le ponemos peso encima para asegurarnos de que nos quede bien seco.

Mientras en un cuenco ponemos las harinas, la cúrcuma, la pimienta y agua hasta conseguir una textura simil al huevo para poder rebozar. Vamos pasando por esta mezcla las láminas de tofu y tras esto las pasamos por la mezcla de semillas, apretamos bien para que las semillas queden bien fijadas (no se quedarán todas pegadas, pero no pasa nada, las que sobren las usaremos para otras preparaciones o para aderezar una ensalada, por ejemplo).

Una vez tenemos todas las láminas rebozadas las vamos friendo en abundante aceite caliente, vuelta y vuelta hasta que doren un poco, escurrimos el exceso de aceite con un papel de cocina, salamos al gusto y listas para comer.





En mi caso lo hemos acompañado de una ensalada de brotes tiernos y salsa teriyaki, pero con cualquier otra salsa queda buenísimo.

Queda crujiente y firme con sabor predominante del sésamo tostado, espero que lo disfrutéis!


jueves, 11 de septiembre de 2014

Falafel Dürüm (Vegano y Casero)






El día que os enseñé el Dürüm vegano que preparé con seitán casero (podéis verlo aquí) os comenté que tendría que hacer más versiones para gastar los "panes" puesto que venían muchas unidades y en casa sólo somos dos... así que a los pocos días preparé estos falafel para hacer con ellos un nuevo dürüm vegano. 

Los panes a pesar de decir en el envase que duraban 3 días con el envase abierto duraron lo menos una semana y media, además otra idea era congelarlos para poder usarlos en otro momento, pero esto no lo he probado, así que no sé si quedaría en perfectas condiciones... no me lio más...os dejo con la receta, que además es 2x1: falafel + dürüm...





Primero vamos a preparar el Falafel, receta tradicional en el mundo árabe, la cual se forma a base de garbanzo crudo principalmente, aunque en países como Egipto se prepara con habas, ses forma una masa especiada con la cual se forman bolitas, croquetas o incluso tipo hamburguesitas y tras esto se frien... bien fácil, os cuento como los hago yo en casa:

2 vasos de garbanzos
1 cebolla picada
1 ajo
1 cucharadita de comino en polvo
1/4 cucharadita de pimienta negra
1 puñado de hojas de perejil fresco
1 pizca de sal marina
3 o 4 cucharadas de pan rallado (con ajo y perejil) lo que pida la masa
1 pizca de levadura química o bicarbonato (opcional)
Agua a demanda
Aceite para freir

Los garbanzos los tendremos previamente en remojo durante toda la noche (mínimo 12 horas), los lavamos y los metemos en la picadora junto con la cebolla y el ajo, picamos bien añadiendo un poco de agua para que sea más manejable, añadimos el comino y la pimienta, el perejil, la sal, el pan rallado y la levadura y mezclamos bien hasta que quede una masa homogénea, bien ligada y espesa.

Dejamos reposar 30 minutos para que tome consistencia. Tras esto iremos formando bolitas que iremos friendo en abundante aceite de oliva hasta que queden dorados (otra opción menos calórica es hacerlos al horno o a la plancha, tipo hamburguesitas finas, quedan muy buenos también, pero es más engorroso tener que hornear primero una cara y después otra...y pierde la gracia de la fritura original, pero va en gustos). Una vez fritos los pasamos a papel aborbente para quitar el exceso de aceite y listos para comer.... en este caso, listos para meter en nuestro dürüm...





En un pan dürüm estirado vamos a poner lechugas variadas, cebolla cortada en juliana, tomate y unas bolitas de falafel, ponemos por encima salsas al gusto (tenéis las recetas de las salsas del kebab veganizadas pinchando aquí) enrrollamos ayudándonos de papel de aluminio, apretando firmemente y habiendo plegado los bordes hacía dentro para hacer una especie de rollo. Una vez enrrolado, cortamos a la mitad y listo para comer.






¡¡Me encanta!!





martes, 9 de septiembre de 2014

Albóndigas de Sarraceno y Amapola en salsa de Zanahoria







Si hay una prepración en la cocina que admite practicamente cualquier ingrediente esas son las albóndigas, las reinas del aprovechamiento en la cocina. Y si además las preparas seleccionando los ingredientes y pensando combinaciones interesantes pueden surgir albóndigas como estas: increiblemente ricas, super nutritivas, sabrosas y además sin gluten...una nueva receta con que colaboro para El Granero Integral.

Necesitamos, para 12 albondigas pequeñas.

3 vasos de Copos de Trigo Sarraceno (El Granero Integral)
2 vasos de caldo de verdura (o agua más pastilla de caldo sin glucamato)
1 pizca de pimienta negra
1 pizca de sal del Himalaya
1 pizca de romero seco
1 pizca de comino en polvo
1 cucharada colmada de semilas de amapola
2 cucharadas de harina de trigo sarraceno 
1 cucharada de aceite de oliva (para freir las albóndigas)

Para la salsa de Zanahorias:

4 zanahorias
1/2 cebolla
2 ajos
1 cucharada de salsa de tomate frito
1 pizca de jengibre en polvo
1 pizca de sal del Himalaya
1 cucharada de aceite de olva virgen extra





Para hacer las albóndigas pondremos a calentar el caldo de verduras, una vez caliente, sin que llegue a hervir retiramos del fuego, en el añadimos los copos de trigo, las especias, la pimienta y la sal, mezclamos bien y reservamos. Veremos como según va enfriando va espesando la masa. Una vez tenemos la masa manejable (una media hora después) le anadimos las semillas de amapola, mezclamos de nuevo y tenemos nuestra masa de albóndigas lista. 

En un plato ponemos la harina de trigo sarraceno para enharinar las albóndigas. Vamos haciendo pequeñas bolitas con la masa, pasamos por la harina y tras esto las vamos friendo en aceite de oliva (u otro al gusto), las podemos freir con sólo una cucharadita de aceite y dándoles vueltas para dorar todas las partes, sin llegar a dejarlas secas. Otra opción que os doy es hacerlas en plan filetitos y hacerlas en el horno 3 minutos por cada lado, pero quedan más secas. Una vez fritas, las pasamos a un papel de cocina para retirar el exceso de aceite y reservamos.

Para la salsa, vamos a poner a calentar el aceite, añadimos el ajo, la cebolla picadita y la zanahoria en rodajitas muy finas para que se cocine antes... pasados unos 10 minutos añadimos la salsa de tomate frito, salamos, añadimos una pizca de jengibre en polvo y lo dejamos un par de minutos. A estas alturas la zanahoria ya estará semiblanda. Pasamos todo a un recipiente para batir y batimos. Volvemos a incorporar a la sartén le damos un calentón final para incorporar bien los sabores y lista para servir. 

Para emplatar ponemos una base de salsa de zanahorias, una camita de arroz basmati que he cocido con un poco de curry en polvo y unas pasas (opcional) y sobre ello las albóndigas.





La textura de las albóndigas es masticable y al mismo tiempo nos vamos encontrando el crocante de las semillas que aporta un extra muy divertido a la hora de comerlas, el suave de la salsa con el punto picantito del jengibre casan a la perfección tanto con las albóndigas como con el arroz. 


¡¡Que aproveche!!


domingo, 7 de septiembre de 2014

Guiso de Garbanzos y Miso con copos de Teff






Aunque todavía tenemos días bastante calurosos ya se nota que va llegando el cambio de estación y nuestros cuerpos empiezan a pedir otro tipo de alimento, en mi caso más guisos, caldosos, templados y tipo potajes o guisos.

Lo de hoy es uno de esos guisos que además de ser muy reconstituyente y nutritivo se hace un en momento... necesitamos (para dos/tres personas):

1 bote de garbanzos cocidos
1 zanahoria en rodajas
1/4 de cebolla picada
1 ajo picado
2 cucharadas de miso blanco (ShiroMiso)
1 cucharadita de aceite de oliva virgen
1 pizca de pimienta negra recién molida
4 cucharadas de copos de teff (El Granero Integral)
agua + pastilla sin glucamato (o caldo vegetal): a demanda.
1 pizca de cúrcuma en polvo
1 pizca de romero seco
1 puñadito de fideos de espelta





En un perolo vamos a poner el aceite a calentar y a sofreir el ajo, la cebolla y la zanahoria... lo sofreimos durante unos cinco minutos. Mientras escurrimos el bote de garbanzos y los lavamos bien bajo el grifo. A nuestro sofrito le añadimos la pimienta, la cúrcuma y el romero seco, ponemos la pastilla de caldo y el agua (o el caldo directamente) según nuestros gustos añadimos más o menos agua/caldo. 

Dejamos que de un hervor y seguidamente añadimos los fideos de espelta (tardan 8 minutos en cocerse), cuando casi los tengamos cocidos añadimos los garbanzos cocidos, dejamos que se calienten, apagamos el fuego, retiramos y añadimos el miso (recordad que el miso si hierve pierde gran parte de sus cualidades), removemos y servimos. 

En cada plato añadimos un par de cucharadas de copos de teff y a disfrutar de este guiso express.


viernes, 5 de septiembre de 2014

Espelta Teriyaki







Estrenamos mes, y con septiembre llegan mis tán ansiadas colaboraciones con El Granero Integral, tenía muchas ganas de empezar a colaborar con ellos, una empresa que lleva desde los años 80 dedicada a fomentar la agricultura ecológica con productos de alta calidad, y de estreno en estreno me propuse cocinar un cereal que nunca antes habia cociando: la espelta en grano, en una receta que además de deliciosa es sencilla.

Como siempre, me gusta dejar los cereales "al dente", y para compensar las texturas se me ocurrió hacer una combinación con una salsa melosa que aportara el contraste, la elegida fue la salsa teriyaki, una salsa de origen japonés con cierto toque meloso y dulzón. Esta salsa la podéis encontrar en los hipermercados o si preferís podéis hacerla en casa (receta aquí).

Vamos con ella, necesitamos para 2 personas:

2 vasos de granos de espelta de El Granero Integral (podemos aprovechar para cocer más cantidad y reservarla para otras recetas, tarda bastante en cocerse y así aprovechamos el gasto)
1/2 cebolla
1/2 pimiento verde
1/4 pimiento rojo
1/2 calabacín
4 champiñones 
1 cucharada de aceite de oliva 
1 pizca de pimienta negra molida
4 cucharadas de salsa teriyaki
semillas se sésamo






Primeramente tendremos que lavar el grano de espelta y ponerlo en remojo, a más tiempo en remojo menos tiempo de cocción. Yo lo dejo 24 horas, tras esto desecho el agua y lo pongo a cocer en agua abundante durante 50 minutos (si lo dejaís 12h tardará en cocinarse aproximadamente 1h 30'). El grano queda "al dente", si lo preferís más tierno es cuestión de ir probando y cortar la cocción cuando lo tengamos al gusto. Una vez cocido reservamos.

En un wok o sartén amplia ponemos a calentar el aceite, tendremos las verduras cortadas en juliana y las iremos añadiendo por orden de cocción, primero la cebolla, luego los pimientos, el calabacín y por último el champiñón. Saltearemos bien las verduras, pimentamos y añadimos los granos de espelta cocidos, subimos el fuego, añadimos la salsa teriyaki, salteamos un par de minutos y retiramos del fuego. 

Emplatamos poniendo el salteado, añadimos unas semillas de sésamo por encima y tenemos nuestro plato listo para sucumbir nuestros paladares. La combinación es muy rica y el sabor y textura de la espelta muy curioso, el sabor es parecido al arroz salvaje y la textura como pequeñas "bombitas" firmes por fuera y tiernas por dentro.





Espero que os haya gustado, es una forma diferente de comer cereales, animaros a probar alimentos nuevos, perderle el miedo a la cocina e innovar. 


¡¡Feliz Septiembre!!



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...