viernes, 24 de octubre de 2014

Los mejores Nuggets Veganos (Caseros)


Hace ya al menos un mes que tenía pendiente de publicar estos Nuggets (los que me seguís por Instagram ya los habíais podido ver), el caso es que por una o por otra circunstacia seguian en la carpeta de borradores, hasta que hoy ha gritos me han pedido su lugar en el blog... así que aquí os los dejo, perfectos para un picoteo divertido esta noche de viernes...





Son sencillos de hacer, divertidos, nos pueden incluso ayudar los más peques de la casa a modelar, crujientes y muy sabrosos...y lo mejor es que ningún animal ha tenido que sufrir ni padecer para que podamos degustarlos... suena bien verdad?, pues mejor saben!! Al lio...

Se trata de una receta muy similar a la de mis hamburguesas de avena, con algunos cambios y con distinto formato, necesitamos:

2 vasos de copos de avena integral (u otra variedad de cereal en copos)
1/2 cebolla picadita
1/2 cucharadita de tomillo seco
1/4 cucharadita de comino en polvo
1/4 cucharadita de pimienta negra molida
1/4 cucharadita de orégano seco
1/4 cucharadita de sazonador tipo pollo (o especias al gusto)
1 cucharadita de levadura de cerveza desamargada
1 cucharadita de tamari (o salsa de soja)
1 cucharada de pan rallado (de ajo y perejil)
4 vasos de caldo de verduras (o pastilla de caldo + agua)

Tán sencillo como poner en un cuenco amplio todos los ingredientes, añadir por último el caldo de verduras calentito, dejar unos 15 minutos para que ablande, remover bien... nos debe quedar una masa manejable una vez templada.

Con nuestra masa lista, vamos pasando pequeñas "pelotitas" con forma de nuggets que freiremos en aceite de oliva, vuelta y vuelta hasta que estén dorados, sacamos a un papel de cocina para quitar el exceso de grasa y listos para darnos un homenaje, divertido, sabroso y libre de crueldad :)





Podemos hacer mayor cantidad y congelar antes de freir, así será sólo sacar del congelador y freir para salir de un apuro, una cena rápida o una merendola con amigos.


¡¡Feliz Fin de Semana!!



miércoles, 22 de octubre de 2014

"Lasaña" de Calabacín y Cahinua con crema de Piquillos y ShiroMiso






Hoy comparto con El Granero Integral, una receta deliciosa, vistosa y con un ingrediente, la Canihua, el cual os invito a descubrir, originario de la zona de Perú y Bolivia, se le atribuyen propiedades curativas y medicinales, además tiene un alto contenido en proteínas (del 15 al 19 por ciento), calcio, fósforo, hierro, es muy fácil de digerir, no tiene gluten, además es baja en grasas y tiene mucho poder saciante y energético...¿qué más podemos pedirle?, pues sí, además es un grano sabroso, fácil de comer y que nos puede dar mucho juego, tanto en recetas dulces como saladas.

¿Qué os parece si la cocinamos?... para esta "Lasaña" necesitamos:

1 vaso de Canihua*
1 cebolla mediana 
2 calabacines
2 ajos
1 pizca de comino en polvo
1 pizca de pimienta negra molida
1 pizca de sal marina Bio*
1 pizca de cúrcuma en polvo
4 champiñones frescos
1 cucharada de aceite de oliva virgen extra*

Para la Crema de Piquillos y ShiroMiso:

4 pimientos del piquillo grandes
2 cucharadas del caldo de los pimientos
2 cucharadas de nata vegetal (en mi caso de arroz)
1 cucharada de ShiroMiso
Semillas de sésamo blanco (opcional)*

*Referencias de El Granero Integral





Primeramente vamos a lavar la canihua, con un colador de tela para evitar que se nos escapen los granitos. Una vez lavada la ponemos a cocer en 2 vasos de agua, durante 15 minutos o hasta que el grano se abra y veamos como brota. Si nos ha quedado exceso de agua, escurrimos y reservamos.

En una sartén vamos a hacer un sofrito, ponemos el aceite a calentar e incorporamos el ajo, la cebolla muy picadita y uno de los calabacines picado pequeño también (el otro lo usaremos a modo de placas de lasaña), rehogamos hasta que esté la cebolla semiblandita, sin que llegue a coger color. Ponemos la sal, la pimienta, el comino y la cúrcuma...mezclamos e incorporamos la canihua, salteamos todo junto durante un par de minutos para incorporar los sabores y reservamos.

Por otro lado, en una placha vamos a marcar el champiñón laminado y reservamos. Con una mandolina o con mucho cuidado vamos cortando el calabacín en lonchas a lo largo, con las que montaremos el plato como si fuera una lasaña. Pasamos las lonchas por la plancha también y reservamos.

Para hacer la Cremita, en esa misma sartén vamos a poner los pimientos del piquillo, el caldo y la nata... una vez empiece a hervir apagamos el fuego, retiramos y añadimos el ShiroMiso (este lo añadimos en último lugar ya que si hierve pierde propiedades) mezclamos bien. Pasamos toda la mezcla por la batidora y ya tenemos nuestra crema lista.





Llegado el momento de emplatar, iremos montando una lámina de calabacín, la cahinua, unas láminas de champiñón, otra lámina de calabacín, canihua, champiñón... así hasta terminar el montaje, napamos con la crema de piquillos y decoramos con el champiñón sobrante y con unas semillas de sésamo blanco por encima.

Si no os queréis complicar, otra opción es olvidarse de hacer las láminas de calabacín y hacer el sofrito con los dos calabacines e incorporar el champiñón, rehogar todo junto y servir el salteado de la Canihua con el calabacín, la cebolla y el champi y naparlo con la cremita de piquillos.

Es un plato que merece la pena, el contraste de la canihua, sabrosa junto con las verduras y el cremoso de los piquillos y el miso, es una mezcla deliciosa. 


¿Os animáis? yo ya estoy pensando en repetir...



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...