En casa de mis padres de siempre se ha cocinado salpicón, sobre todo de huevas o mejillones, y la verdad que lo bordaban, también en ocasiones más especiales mi tía Susi traía su salpicón de pescado o pulpo…me encantaban todos…y ahora lo pienso (vaya trago el mio, pero seamos sinceros, de sabor estaba buenísimo…otra cosa es la conciencia de los animalillos allí presentes…) y no quiero dejar de saborear un buen salpicón, así que me puse manos a la obra…salpicón de judías blancas…ha quedado riquísimo y respetuoso con todos los seres…nada que envidiar a los de mi madre, mi padre o mi tía jejeje…un besoteeeee amores guapos!!

Os cuento, bien fácil, picamos bien chiquito: media cebolla, un pimiento verde, un puñado de aceitunas, un par de zanahorias, un tomate grande y madurito, además ponemos un puñado de maíz dulce y un bote de judías/alubias blancas cocidas (de bote vamos, yo de siempre las he llamado judías…desde que vivo en el País Vasco se sorprenden de que llame judías a las judías, ellos las llaman alubias…así que lo mismo da, que da lo mismo…sabemos todos de lo que hablamos, no? jejeje…

Mezclamos todo y le ponemos una cucharada de levadura de cerveza, 4 de aceite de oliva, 2 de vinagre, sal al punto…si queréis podéis poner otra vinagreta o añadir alguna especia como romero (yo ahora mismo no tengo ná de ná, estoy en plena mudanza y ando con todo medio vacio…), así tal cual con la típica queda muy rico…pero podemos experimentar más…siempre tenemos que intentar dar un giro a todo, a la vida, a las recetas, a los muebles del salón, al estante de las especias, a las camisetas, a los colores, a las judías, a las alubias…darle un giro!! y que aproveche!!

Uso de cookies

En NeoCenicienta se usan cookies propias y de terceros, si continuas navegando estás dando tu conformidad. ¡¡No te asustes!! simplemente es un mensaje legal...política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest