Esta receta es sencilla, deliciosa y que me evoca mogollón de recuerdos, en casa de mis padres el arroz blanco siempre se ha tomado rehogado en aceite y ajo, cuando hace ya algunos años me independicé dejé de tomarlo a no ser que mi madre me lo preparara, yo prefería cocer el arroz y comerlo tal cual, sin el “toque mágico” de mamá, más que nada por las prisas del día a día…

Hace unos meses dejé este conformismo y me decidí a hacer el arroz de mi madre, a fin de cuentas tardas cinco minutillos más y está mucho más bueno…

La receta, cocer arroz redondo de buena calidad durante unos 13 minutos para que quede perfecto, escurrirlo mientras rehogamos un par de ajos picados en aceite de oliva virgen extra, añadimos el arroz y damos unas vueltas para impregnar bien los sabores y aromas…y al lio!! a comer un riquísimo arroz rehogado…

Tanto sólo, con tomate frito, para acompañar cualquier plato queda estupendo el arroz de mamá 🙂

Uso de cookies

En NeoCenicienta se usan cookies propias y de terceros, si continuas navegando estás dando tu conformidad. ¡¡No te asustes!! simplemente es un mensaje legal...política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest