Este año hemos puesto huerta de verano, y para aprovechar todos y cada uno de los productos obtenidos nada mejor que embotar y hacer conservas para el resto del año seguir disfrutando de nuestra propia cosecha…
He embotado varias cosas, de ahí que esta sea sólo la I parte de una serie de post en los que os contaré qué y cómo he preparado cada cosa.
Vamos a empezar con la reina de las conservas (los ingredientes son a ojo)
SALSA CASERA DE TOMATE FRITO

Tomates (veriedad Raf bien maduros)
Cebollas (1 por cada 10 tomates hermosos)
Pimientos Verdes (diferentes variedades, 2 por cada 10 tomates)
Ajos (un par de ellos por cada 10 tomates)
Cucharadita de orégano seco (por cada 10 tomates)
Aceite de oliva virgen extra
Pizca de sal marina

Primeramente vamos a escaldar los tomates en agua hirviendo 10 segundos, enfriamos, y cortamos en cubos pequeños. Troceamos el pimiento, la cebolla y el ajo. En una sartén con un chorrete de aceite de oliva empezamos a sofreir el ajo, la cebolla, el pimiento y por último el tomate… dejamos que se cocine a fuego medio unos 30 minutos, removiendo de vez en cuando y “machacando” el tomate para que se fría por completo. Salamos y especiamos.


Pasamos el contenido de la sartén a un cuenco profundo y pasamos la batidora hasta que quede sin grumitos. Esto puede volverse a pasar por un chino o similar para que quede más fino, en casa lo dejamos así porque nos gusta que quede más rústico.




Es importante que no se nos enfrie la salsa, ya que la tenemos que embotar en caliente.


PROCEDIMIENTO DE EMBOTAR/CONSERVAR

Necesitamos botes de cristal con tapa previamente limpios. Ponemos agua a hervir en una olla grande, cuanto más grande mejor, ya que caben más botes de una tacada. Cuando el agua hierva metemos los botes y las tapas y dejamos que hierva durante unos 5 minutos (con esto matamos bacterias e higienizamos el envase). Sacamos los botes y dejamos que se sequen un poco.




A continuación, cogemos un bote y vamos llenando con nuestra salsa (en este caso de tomate frito), llenamos hasta arriba, cerramos bien fuerte con la tapa y dejamos el bote del revés hasta que la salsa esté complétamente fria.

Realizando el proceso de este modo se hace el vacio, y no tenemos que hacer nada más, sólo esperar que enfrie, dar la vuelta y fijarnos en que la tapa a “bajado” esto nos indica que el vacio ha quedado realizado.

Podéis poner una etiqueta en el bote, o con un rotu indicar la fecha de conserva, para controlar cuanto nos dura. Durará tranquilamente 6 meses en la despensa. Vigilad siempre que la tapa se mantenga hacia abajo, de lo contrario el vacio se habrá roto y tendréis que consumir la salsa en el momento si aún no se ha estropeado.



Esta salsa no tiene NADA que ver con las comerciales, ni en sabor ni en color, queda espesita, más bien naranjada, es riquísima para usar tanto en pasta, como pizzas, así como para acompañar una tortilla de patatas, unos filetitos de seitán o unas albóndigas de avena.

Uso de cookies

En GastroCenicienta se usan cookies propias y de terceros, si continuas navegando estás dando tu conformidad. ¡¡No te asustes!! simplemente es un mensaje legal...política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR

Pin It on Pinterest