Estamos en casa que no cabemos de gozo con el descubrimiento de estas “trufas”…. son un bocadito delicioso, sano, crudivegano, energético de verdad, sin grasas, aditivos, colorantes o conservantes….quíen da más oiga??… pues lo dicho, os dejo con la receta:
Para unas 20 unidades pequeñas:
 
-1 vaso de semillas de girasol crudas
-4 dátiles deshidratados sin hueso
-4 ciruelas deshidratas sin hueso
-2 cucharadas de leche de coco
 
-Algarroba en polvo (2/3 cucharadas)
-Canela en polvo (1 cucharada)
-Panela en polvo (azucar integral de caña) (1 cucharada)
 
 
 
 
Vamos a dejar en remojo tanto las semillas de girasol como los dátiles y ciruelas. Pasado este tiempo, mínimo 4/6 horas desechamos el agua, y ponemos en un recipiente para batir, añadimos la leche de coco y batimos… se nos hace una masa compacta y pegajosa, reservamos un par de horas en la nevera para que coja consistencia.
Tras dos horas, más o menos, preparamos un plato con una mezcla de algarroba en polvo, canela en polvo y panela y vamos pasando por la mezcla pequeñas bolitas de nuestra masa hasta rebozarlas bien… las metemos en el congelador una hora mínimo y las tenemos listas para degustar…
Si las dejáis más tiempo en el congelador no pasa nada, pero antes de comerlas sacarlas 5/10 minutos antes para poder apreciar bien los sabores… quedan deliciosas y es un capricho sano que nos podemos dar de vez en cuando, por ejemplo cuando llegamos a casa de hacer deporte… nos nutre y nos llena de energía para continuar el día además de ser dulces sin exceso y super sabrosas…
¡¡animaros!! serán el éxito asegurado en la próxima reunión familiar!! 🙂

Uso de cookies

En GastroCenicienta se usan cookies propias y de terceros, si continuas navegando estás dando tu conformidad. ¡¡No te asustes!! simplemente es un mensaje legal...política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR

Pin It on Pinterest