¿Conocéis el mijo?… ya lo he cocinado en otras ocasiones (podéis verlas pinchando aquí)… si aún no lo habéis probado no tardéis mucho en hacerlo, es un super cereal, muy nutritivo y casi casi con super poderes (más info aquí).
En esta ocasión me apetecia algo picantito, así que hacerlo al curry fue la mejor opción, el resultado: un plato buenísimo que os comparto a continuación.
Necesitamos (para 2 platos)

1 tacita de mijo (lavarlo bien antes de cocinarlo)
3 tacitas de caldo de verduras (o agua + pastilla de caldo vegetal sin glutamato)
1/2 pimiento rojo
1/4 pimiento verde
1/2 cebolla
1/2 calabacín
3 ajos
2 cucharadas de aceite de oliva virgen
1/4 cucharadita de pimienta negra molida
1/4 cucharadita de lemongrass
1/4 cucharadita chile molido (omitir si no lo queréis muy picante)
1/4 cucharadita de jengibre en polvo
1/4 cucharadita de cúrcuma en polvo
1/4 cucharadita hinojo en polvo
1/4 cucharadita de curry en polvo 
1/4 cucharadita de sal marina
1 cucharadita de sésamo negro
Siempre que preparo mijo me llegan preguntas de cómo hacerlo para que no quede pastoso, yo desde que lo cocino nunca me ha quedado pastoso, no tengo ningún truco, lo cocino como si fuera un arroz, previamente lavado, y siempre lo dejo algo menos del tiempo que marca en los envases, en este caso nos dice que tiene que cocinarse 20 minutos, yo a los 17 minutos apagué la vitro y lo dejé reposar un par de minutos, queda al dente, además, siempre lo cocino en paellera, probar a ver si así no se os queda pastoso y me contáis. 
Previamente, como os he comentado, hay que lavar el mijo bien, con un colador fino para que no se nos escape. Una vez lavado lo reservamos. 
En una paellera vamos a poner el aceite, una vez templado añadimos el ajo, la cebolla, los pimientos y el calabacín y hacemos un sofrito, cuando lo tengamos listo añadimos las especias y la sal, mezclamos, ponemos el caldo (o la pastilla desecha en el agua) y llevamos a ebullicion, cuando hierva ponemos el mijo (siempre una parte de cereal por tres de caldo), bajamos el fuego y dejamos que se cocine unos 17 minutos, de vez en cuando removemos para ver el grano y que no se nos pegue. Pasado este tiempo, apagamos el fuego y dejamos resposar un par de minutos.
Emplatamos en este caso en forma de timbal con un aro y ponemos sésamo negro por encima, que aparte de decorar nos da un toque de sabor muy bueno.
¡¡Listo para comer!!

Uso de cookies

En GastroCenicienta se usan cookies propias y de terceros, si continuas navegando estás dando tu conformidad. ¡¡No te asustes!! simplemente es un mensaje legal...política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR

Pin It on Pinterest