Seguimos en busca y captura de una buena receta de queso vegano, esta vez he investigado en base a esta entrada que publicaba Creativegan en donde nos cuenta sus hallazgos y nos enlaza otras recetas en las que se ha basado ella, por lo que he encontrado practicamente todas las recetas de quesos llevan una base de frutos secos, shiro miso y levadura desamargada…en torno a esto giran las diferentes versiones… pero esto sólo tal cual nos recordará al sabor a queso, pero no queremos sólo eso, queremos más sabor…así que con lo leído en unas y otras recetas he sacado la mia y ha quedado un queso muy logrado.
El sabor final viene siendo similar, al de un queso tipo semicurado, la idea era que quedara más sólido pero salió tipo cremoso, untable aunque como veís con consistencia que permite desmoldarlo sin que se desmorone, será cuestión de ajustarlo con el agar agar, iré haciendo más pruebas y os cuento…
Vamos a necesitar:
1/2 taza de almendras crudas
1/2 taza de leche de arroz (sin edulcorar)
1 cucharadita de agar agar en polvo
100ml de agua filtrada
1 cucharadita de levadura desamargada
1 cucharadita de aceite de oliva virgen extra
1 cucharadita de mostaza de Dijon
1 cucharadita de tahini
1 cucharadita de vinagre de manzana
1/4 cucharadita de ajo en polvo
1/4 cucharadita de cebolla en polvo
1/4 cucharadita de sal marina
2 cucharadas colmadas de shiro miso




Previamente a hacer el queso tendremos que activar las almendras, dejándolas al menos 4 horas en remojo en agua.
Pasado este tiempo metemos las almendras en el vaso de la batidora y trituramos hasta lograr una masa compacta. 
Por otro lado, en un cazo ponemos los 100ml de agua y ponemos a hervir, añadimos el agar agar en polvo, removemos y quitamos del fuego… removemos hasta que se disuelva el agar agar y añadimos esto a la batidora junto a la almendra, batimos bien y empezamos a agregar el resto de ingredientes (la leche, levadura, aceite, mostaza, ajo, cebolla, tahini, vinagre…batimos bien y añadimos el shiro miso, yo puse dos cucharadas colmadas para potenciar el sabor (a más shiro miso el sabor es más fuerte)
Untamos el molde con un poco de aceite de oliva y ponemos la mezcla, aplanamos la superficie y lo metemos a la nevera al menos durante 24 horas, para que los fermentos hagan efecto y coja más sabor. Pasado este tiempo, desmoldamos y servimos… Tanto la levadura desamargada, el tahini, el shiro miso y el agar agar podéis encontrarlo en herbolarios o tiendas ecológicas o especializadas en alimentos naturales. El queso se conserva bien hasta 5 días en el frigorífico.
En casa lo hemos tomado untado en pan y es un no parar…tengo pendiente probar a tomarlo en caliente o gratinado para ver cómo se comporta, en cuanto lo sepa os cuento.
¡¡Qué viva el quesito vegano!!

Uso de cookies

En NeoCenicienta se usan cookies propias y de terceros, si continuas navegando estás dando tu conformidad. ¡¡No te asustes!! simplemente es un mensaje legal...política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest