Con 3 rellenos diferentes:
Pisto (receta aquí) con pimentón por encima.
ChampiQuillo (receta aquí) con semillas de amapola.
ChampiCurry (receta aquí) con sésamo tostado.
Con una sóla hoja de hojaldre nos salen todos estos (unos 30), eso sí son pequeñitos, de bocado. El procedimiento si bien es fácil a mi se me complicó un poco, de ahí que no hayan quedado muy bonitos estéticamente, ¿porqué? porque los rellené demasiado y no había forma de cerrarlos, además al hornearse se abrieron un poco por este mismo motivo.. ¿solución? poner menos relleno.
Vamos con ellos, 
Con la hoja de hojaldre estirado vamos a dividirla horizontalmente en 3 partes iguales, basta con pasar un cuchillo bien afilado y marcar las líneas.  En cada franja irá un relleno que iremos colocando en el centro de cada apartado de punta a punta. Una vez tenemos los 3 rellenados vamos a plegarlos, colocando un lateral sobre el otro, en cada uno de ellos como si lo cerráramos.
Nos quedarán 3 “rollos” rellenos, ahora vamos haciendo porciones, de unos 4cm más o menos, dependiendo del tamaño que queráis, no es necesario cortar hasta el fondo, luego lo podremos separar bien una vez cocinado.
Los decoramos por encima, podéis poner aceite para que brillen, semillas, especias, al gusto de cada uno… y metemos al horno precalentado a 180º durante 10 minutos o hasta que los veamos doraditos.
Sacamos, pasamos a una rejilla y dejamos templar, los separamos y listos para nuestro picoteo!!
Aunque parezca un proceso laborioso, ni mucho menos.. teniendo los rellenos listos es cuestión de cinco minutos preparlos y podéis rellenarlos de lo que más os apetezca en ese momento.

Uso de cookies

En GastroCenicienta se usan cookies propias y de terceros, si continuas navegando estás dando tu conformidad. ¡¡No te asustes!! simplemente es un mensaje legal...política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR

Pin It on Pinterest