¡¡El Asalta Blogs está de vuelta!!
Por fín… han sido unos meses en los que nos hemos echado mucho de menos todos los ladronzuelos, pero por fín llegó septiembre y nos volvimos a encontrar en nuestra cueva para planificar el asalto de este mes a “Churretes de Cocholate”… un asalto del cual salgo con empacho dulce, un empacho placentero y “cocholatoso”… ¡¡madre mía Raquel!! qué dificil elegir… y más teniendo en cuenta que los dulces y yo no somos muy amigos… aún así cada receta que iba abriendo me iba apeteciendo más que la anterior, hasta llegar a un bucle del que no supe salir… y terminé haciendo hornadas y hornadas de magdalenas y galletas hasta dar con estas GALLETAS DE PUEBLO, que me han requetechiflado y se quedan aquí conmigo como receta práctica, rápida y riquísima para el día a día… 
Como siempre, en mi caso he veganizado la receta y la he adaptado a mi cocina (usando harina y azucar sin refinar), y han quedado unas galletas que me recuerdan a las que comía en casa de mi abuela de pequeña, las típicas galletas bastas, caseras y en las que se nota a cada mordisco que comes mimos…
Vamos con ellas (me han salido 25 galletas):

-1 Cucharada de No-Egg (sustituto del huevo)
-2 Cucharadas de agua (sustituto del huevo)
-90 gr de panela en polvo (azucar integral de caña)
-70 ml de aceite de oliva (yo usé virgen extra)
-1 cucharada de levadura química (tipo Royal)
-300 gr de harina integral de Avena (en la receta original pide 200gr. de harina común, a mi me admitió hasta 300gr., añadid hasta que la masa esté manejable y no se pegue a las manos)
-1/2 cucharadita de rayadura de limón 
El procedimiento, sencillísimo, por un lado vamos a poner el sustituto del huevo No-Egg con las dos cucharadas de agua, mezclamos y disolvemos, añadimos la panela, mezclamos hasta que se disuelva, añadimos el aceite y mezclamos bien. 
Por otro lado, mezclamos la harina con la levadura y esta mezcla la vamos incorporando a la mezcla de “no huevo”, panela y aceite, en este punto añadimos la rayadura de limón… integramos bien, y vamos añadiendo harina hasta lograr una masa manejable, que no se pegue y a la cual podamos dar forma, será necesario empezar a amasar con las manos. Una vez la tenemos, vamos haciendo canutillos/rulitos, cortamos porciones y las vamos poniendo sobre la bandeja de horno en un papel vegetal para que no se nos pegue. (Esto lo veréis mejor en imágenes en el blog de Raquel, aquí)
A cada porción de masa le vamos haciendo surcos con un tenedor, con los dientes o con la parte trasera, para ir aplanando las galletas y dándolas forma. Ponemos el horno a precalentar a 180º, con aire y calor arriba y abajo, metemos las galletas y dejamos hornear hasta que estén doradas, en mi caso unos 10 minutos (pero vigilad siempre, cada horno es un mundo!).
Una vez doradas, sacamos del horno, y las pasamos a una rejilla para enfriar… y ¡¡listas para comer!!… Cada bocado evoca recuerdos de infancia… animaros a prepararlas, en casa ya son un básico en los desayunos o meriendas…
¡¡Feliz Asalto!!

Uso de cookies

En Vida Hygge se usan cookies propias y de terceros, si continuas navegando estás dando tu conformidad. ¡¡No te asustes!! simplemente es un mensaje legal...política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest