El otro día, haciendo la compra, no pude resistirme a llevarme a casa un molde de Bundt Cake, llevaba ya varías semanas viéndolo, ese día me puso ojitos y terminó cayendo en la cesta de la compra…  tenía muchas ganas de estrenarlo, así que aún teniendo el fin de semana bastante liado ayer saqué tiempo para hornear un rico “bizcocho” usando además harinas diferentes a las habituales.
He necesitado:
3 tazas harina de fonio integral
1 taza harina de maíz
1 sobre levadura química
3 tazas de leche de soja y arroz
1/4 taza aceite de oliva suave
4 cucharadas sirope agave sabor Chocolate
1 cucharada de ralladura de limón
2 cucharadas de pepitas de chocolate
Margarina vegetal + Harina (para forrar molde Bundt Cake)
Para el coulís de frambuesa:
12 frambuesas
2/3 taza de agua
1 cucharada de sirope de agave sabor Fresa
Primeramente, vamos a mezclar los ingredientes secos, las harinas y la levadura. En otro recipiente mezclamos la leche, el aceite, el agave, el zumo y la rayadura de limón, mezclamos bien hasta que quede todo incorporado. Mezclamos la parte líquida con la seca, poco a poco para que no queden grumos, incorporamos toda la mezcla y añadimos las pepitas de chocolate. La textura debe ser ni muy densa ni muy líquida, así que si veís que os queda muy espeso añadís un poco más le leche, si por el contrario notais la masa muy líquida añadís un pelín más de harina.
Ponemos el horno a precalentar, a 180º, con calor arriba y abajo. Mientras se calienta el horno, preparamos el molde, los engrasamos con un poco de margarina vegetal, lo enharinamos ligeramente y echamos la masa.
Horneamos a 180º durante unos 30 minutos, pasado este tiempo podéis meter un pichito y comprobar que está ya cocinado, si sale el palito seco está listo, si sale húmedo aún le quedarán unos 5 minutos más.
Mientras se hornea, vamos a preparar el coulís, en el vaso de la batidora ponemos el agua, las frambuesas y el sirope de agave sabor fresa (si no tenéis los siropes de sabores podéis poner tán sólo sirope de agave natural, pero os recomiendo estos siropes, están realmente buenos y nos dan mucho juego a la hora de hacer reposteria). Batimos y reservamos, según pasen los minutos irá cogiendo algo más de cuerpo.
Una vez tengamos el Bundt Cake horneado, dejamos que temple, desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla. Una vez frio emplatamos y le ponemos el coulís por encima y algunas pepitas de chocolate, frambuesas alrededor, al gusto…
El resultado es una especie de entre bizcocho y pastel muy denso, de ahí que se complemente a la perfección con el coulís, sabroso, con el gusto del limón y las pepitas de chocolate, que al contraste con el coulís de frambuesa queda como una especie de bizcocho “emborrachado” muy agradable de comer.
¡¡Placer máximo!!
Así, da gusto empezar la semana… 

 

Uso de cookies

En NeoCenicienta se usan cookies propias y de terceros, si continuas navegando estás dando tu conformidad. ¡¡No te asustes!! simplemente es un mensaje legal...política de cookies, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest